Testimonios

Comparte en las redes sociales.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Te vi en el Hogar La Posada.

Te vi en el Hogar La Posada (Hogar de personas enfermas con HIV), ya enfermo, consolando a los enfermos. Te vi en el Altar de Dios, en cada Misa, y te vi ya en el Cielo. La ̇última vez que te vi, te vi en el «gran misterio de la cruz dolorosa» y amé más a Dios. Gracias, Guille, y ¡No te olvides de mí en el Paraíso!

¿Quieres leer el último escrito publicado?
¿Quieres leer la última noticia publicada?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *