Testimonios

Comparte en las redes sociales.

Te vi en el Hogar La Posada.

Te vi en el Hogar La Posada (Hogar de personas enfermas con HIV), ya enfermo, consolando a los enfermos. Te vi en el Altar de Dios, en cada Misa, y te vi ya en el Cielo. La ̇última vez que te vi, te vi en el «gran misterio de la cruz dolorosa» y amé más a Dios. Gracias, Guille, y ¡No te olvides de mí en el Paraíso!

¿Quieres leer el último escrito publicado?
¿Quieres leer la última noticia publicada?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.