Testimonios

Comparte en las redes sociales.

Las virtudes le sobraban.

Testimonio de un seminarista.

Posiblemente Willy, como todas las personas, tenía más defectos, pero había algo seguro: «las virtudes le sobraban». Hijo de una familia donde nada le faltaba, vivía totalmente desapegado de las cosas superfluas. A pesar de que vivía siempre con la plata justa para desenvolverse entre la facultad y el apostolado, nunca permitía que a nadie le faltara nada. Hasta su propia ropa nueva no dudaba en ofrecerla a quien le faltara. Y si alguien venía a pedir comida al Seminario, además de llevarse un alimento, se llevaba en la memoria su sonrisa y buen trato.

¿Quieres leer el último escrito publicado?
¿Quieres leer la última noticia publicada?

Testimonios relacionados.

Guillermo Muzzio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.