Testimonios

Comparte en las redes sociales.

Te observé una y otra vez en la Iglesia.

Te observé una y otra vez en la Iglesia, solo, rezando silencioso y vi que era el don de la paciencia en la espera de la voluntad de Dios. Hablamos juntos varias veces de lo que sentías en tu corazón y comprendí que a los humildes el Señor los colma de bienes y a vos, Guille, te llenó de confianza, de aceptación y de paz, aún en medio de las humanas tormentas.

¿Quieres leer el último escrito publicado?
¿Quieres leer la última noticia publicada?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.