Testimonios

Comparte en las redes sociales.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Él está feliz!

Testimonio de una amiga.

¡Él está feliz! Que en realidad eso fue siempre lo que él buscó, estar al lado de Dios. Y ahí, es cuando si bien el dolor nunca cesa, uno pudo sacar fuerzas y despedirlo cantando como a él le hubiera gustado, nada faltó, estuvieron las guitarras, el violín, sus canciones preferidas y sus amigos.

Creo que la enfermedad lo ayudó a centrarse en lo esencial y a vivir desde ahí. Lo liberó de muchas cosas y lo hizo vivir sólo para Dios, para amar, para servir a los demás. Me decía una vez que esa comunión con Dios que en casi 30 años no había logrado con tanto esfuerzo, Dios se la regalaba de un momento a otro en la enfermedad. «Tanta oración, tanta búsqueda y Dios de un día para otro me regala todo».

¿Quieres leer el último escrito publicado?
¿Quieres leer la última noticia publicada?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *