Testimonios

Comparte en las redes sociales.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Agradezco a Dios por haberte conocido.

Testimonio de un amigo.

Agradezco a DIOS por haberte conocido allí por los principios de la década del 90, días antes de que nos fuéramos de mochileros a Bariloche… Entre montañas y lagos, pasamos unas vacaciones bárbaras y la verdad, fueron las únicas que disfrutamos de la naturaleza en grupo, algo que a vos te gustaba mucho. Fue en este viaje que empecé a conocerte bien y desde ese entonces, me di cuenta de que no eras una persona más. Eras igual a todos, pero al mismo tiempo muy distinto.

Igual, porque compartías y disfrutabas las mismas cosas que cualquier joven de 18 años. Y distinto, por que tu visión sobrenatural te hacía disímil del resto. Y te aclaro, desde ese entonces se te notaba mucho. En mis retinas mantengo el recuerdo de un viaje espectacular que culminaría con una gran amistad entre ambos. Hoy me doy cuenta el por qué.
Cuando uno buscaba respuesta a algún tema y daba vueltas y vueltas sin poder encontrarla, sabía que debía acudir a alguien. Y ese alguien se llamaba Willy. Tu sabiduría sobrenatural haría que con una frase, y sólo una, cerrar el tema. Tu mayor virtud era la simpleza de la vida que también aplicabas a tus palabras.

Y precisamente eso es una de las cosas que más voy a extrañar. Nos dejaste como enseñanza muchas cosas que vivías ordinariamente y que para alguien normal, como yo, seguramente no alcanzar· la vida para asimilar. En esta afirmación argumento que nuestra amistad durará para siempre, porque siempre tendré motivo de charlas con vos. Preparate, te has convertido en una especie de Ángel de la guarda de mi familia y como tal te pienso vivir.

¿Quieres leer el último escrito publicado?
¿Quieres leer la última noticia publicada?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *